10 habilidades que todo viajero aventurero debe tener

Un viajero aventurero siempre se enfrentará a situaciones excepcionales en su ruta y debe poder salir airoso de ellas.

Cuando un viajero decide salir a dar una vuelta por el mundo, no se trata solo de armar las maletas comprar un pasaje y listo. Si en verdad quiere tener un viaje exitoso, necesitará algunas otras cualidades que lo ayudarán en el camino.

Mucho de lo que se necesita para un viaje no es físico, sino actitud. Esta es primordial al salir de casa, especialmente cuando el viajero se enfrenta a situaciones que lo sacan de su zona de confort.

¿Crees tener lo necesario para viajar por el mundo?

  • Ganas de probar cosas nuevas. Un viajero no se conforma solo con la ruta turística habitual y busca siempre algo más para hacer. Con algo de investigación, se pueden encontrar actividades únicas que se alejan de los lugares típicos en cada destino.
  • Nada de alquilar carros y, muchísimo menos, desplazarse en taxi. El viajero frugal se mueve sobre todo haciendo autostop. El conocido viajero Henrik Jeppesen, por ejemplo, se ha desplazado en más de un millar de ocasiones en vehículos que le han parado mientras hacía dedo en una carretera.
  • Paciencia. Un viajero debe saber lidiar con todo: cuando las cosas no salen como quiere, cuando el taxista no lo entiende, cuando tiene que hacer una enorme cola para comprar pasajes porque no lo hizo con anticipación. Su lema es: “A mal tiempo, buena cara”.
  • Un estómago fuerte. No es solo para resistir una comida no del todo buena. Un viajero también lo necesitará si tiene una herida y debe curarse a sí mismo, si debe soportar olores desagradables en un medio de transporte, si ve alguna situación impactante o hace alguna actividad como el bungee jumping.
  • Poder vivir sin comodidades. Un viajero no siempre tendrá la oportunidad de dormir en un hotel cinco estrellas, comer en un restaurante de lujo o tener un baño privado con agua caliente. A veces estos detalles son los que aumentan el espíritu de aventura.
  • Saber negociar. Especialmente si el dinero es escaso, un viajero necesita saber la mejor forma de negociar un precio o un servicio a su favor. La capacidad de convencimiento que tenga puede ahorrarle algunos centavos.
  • Fuerza física. Si se trata de un viaje largo, un viajero tiene que estar preparado físicamente para varias tareas: cargar una mochila con todas sus cosas gran parte del tiempo, caminar largas distancias, subir y bajar escaleras, etc.
  • Ubicarse con facilidad. A falta de internet, el viajero debe saber sobrevivir sin Google Maps. Un mapa puede ser su mejor aliado en esta tarea o su capacidad para recordar detalles de las calles como sus edificios o nombres. Con seguridad, nunca terminará perdido.
  • Arreglar lo que sea con lo que sea. Nadie está libre de un incidente en la ruta, por lo que un viajero debe ser creativo y buscar una solución para cada problema al que se enfrente. Desde una grapa para arreglar una sandalia hasta un nudo bien hecho para asegurar una mochila, todo vale.
  • Saber lidiar con la atención. Un viajero siempre resalta entre la multitud, aunque quiera la menos atención posible. Así que debe prepararse para ser perseguido por los vendedores o ser observado cuando entre a algún lugar.

Fuente: elcomercio.pe / viajesboletin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *