50 NUEVAS LÍNEAS DE NAZCA FUERON DESCUBIERTAS EN PERÚ GRACIAS A LAS IMÁGENES DE UN DRONE

Aves, arañas, monos y hombres misteriosos, son algunas de las formas reconocibles diseminadas entre los kilómetros y kilómetros de líneas de piedra apiladas en lo alto del desierto del sur del Perú.

La extensión total de esta maravilla arqueológica no se supo realmente hasta que se vieron desde el aire hace un siglo.

Hasta el momento se habían  identificado más de mil marcas. Pero, National Geographic acaba de anunciar que se agregaron 50 más a la lista, y algunas de estas son unas de las más antiguas.

“LOS DATOS Y LA INFORMACIÓN OBTENIDOS CON EL PROYECTO GLOBALXPLORER SON EXTRAORDINARIOS EN CALIDAD Y CANTIDAD… ESTO NOS PONE A LA VANGUARDIA EN EL REGISTRO DE SITIOS ARQUEOLÓGICOS Y GEOGLIFOS EN PARTICULAR”, JOHNY ISLA DEL MINISTERIO DE CULTURA DEL PERÚ.

Los arqueólogos, que utilizaron drones equipados con cámaras de alta resolución, han estado mapeando el sitio desértico catalogado como Patrimonio de la Humanidad y recorriendo el paisaje circundante en busca de nuevas pistas sobre lo que motivó a los antiguos artistas.

Los nuevos y misteriosos monumentos que se encontraron se fueron desgastando a lo largo de los siglos. Sus restos están grabados ligeramente en el suelo, y son casi invisibles a simple vista.

La cultura Nazca dominó el desierto de las tierras altas entre los años 200 y 700 d. Ellos son responsables de la mayoría de la extensa red de líneas de piedra y pistas.

Pero los arqueólogos de Perú han fechado muchas de las imágenes nuevas, mucho más antiguas, que datan de entre el año 500 AC y el año 200 DC. Esto los pone a las manos de las culturas anteriores de Paracas y Topara.

“LOS ARQUEÓLOGOS PERUANOS HAN DESCUBIERTO MÁS DE 50 NUEVOS EJEMPLOS DE MISTERIOSOS MONUMENTOS DESÉRTICOS TRAZADOS SOBRE LA SUPERFICIE DE LA TIERRA EN LÍNEAS INCREÍBLEMENTE FINAS. EL EQUIPO COLABORÓ ​​CON LA INICIATIVA GLOBALXPLORER, FUNDADA POR SARAH PARCAK.”

“La mayoría de estas figuras son guerreros”, dijo el arqueólogo peruano Luis Jaime Castillo Butters a National Geographic. “Estos podían ser vistos desde cierta distancia, por lo que la gente los había visto, pero con el tiempo, fueron completamente borrados”.

La gente de Paracas prefirió colocar sus monumentos de piedra en el lado de las colinas, informa National Geographic, lo que les permite ser vistos desde los pueblos de abajo.

Fuente: Intriper

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *