Pandora, el parque de atracciones que hace real el mundo de Avatar, abre sus puertas en Orlando

Más de seis años y casi 1.000 millones de dólares de inversión -según informaciones aparecidas en la prensa- ha necesitado el grupo Disney para concluir lo que el director de Avatar, James Cameron, define como “un sueño que se ha hecho realidad” frente a sus ojos. “Pandora, el mundo de Avatar” está situado dentro del Parque Animal Kingdom de Disney, en las afueras de Orlando, la meca de estas atracciones para niños y adultos, y ocupa un espacio de 48.600 metros cuadrados.

Lo primero que llama la atención al entrar a Pandora es un sonido propio que se asemeja al canto de pájaros. Después vienen los animales raros, las lluvias fosforescentes que invitan a la relajación, una naturaleza verde de flores gigantescas y árboles enormes, y las montañas flotantes y las cascadas que bajan por ellas. El visitante está en el valle de Mo”ara, un lugar que no aparece en el exitoso filme de ciencia ficción de 2009, y en un tiempo posterior al que viven sus protagonistas (mediados del siglo 22).

“Volar en un banshee es emocionante… es como soñar con los ojos abiertos”

Tras pasar por un vetusto puente, los visitantes se adentran en Pandora, un planeta ubicado en el sistema de la estrella Alpha Centauri, habitado por los Na”vi, seres de piel azul y respetuosos de la naturaleza. En su recorrido, el visitante cruzará grutas con signos cuneiformes en sus rústicas paredes que dan una idea de la vida pasada de esta civilización extraterrestre. También podrá adentrarse en un bosque de luces, un flora única, con pequeños detalles como lluvias de colores, y desde allí avistará la vida salvaje que lo habita.

“Tenía 19 años la primera vez que soñé con esto, un mundo exótico y armonioso y de gran respeto por la naturaleza“, dijo Cameron en la inauguración previa del parque, producto de la colaboración entre Walt Disney World y la productora cinematográfica Lightstorm Entertainment. Aunque inspirado en la famosa película (que hizo una taquilla de más de 2.000 millones de dólares), Pandora ha sido creado con vida propia. “Más que revivir las aventuras de los personajes de la película, vas a venir al planeta donde estas cosas ocurren y tener tu propia aventura, que solo a ti te pertenece”, explica Joe Rohde, director ejecutivo de portafolios de Imagineering (ingenieros creativos) de Disney.

Pandora, a más de cuatro años luz de la tierra, está ahora a un paso de Orlando. Cuenta con dos atracciones principales. El Avatar Flight of Passage es un simulador parecido a una motocicleta que transmite la sensación de estar sentado sobre un banshee, el animal mítico y de iniciación de los Na”vi, con el que el visitante sobrevuela Pandora y tiene encuentros con depredadores extraterrestres y criaturas extrañas. “Volar en un banshee es emocionante, vas a lanzarte, vas a sumergirte, vas a zambullirte. Es como soñar con los ojos abiertos”, señaló Cameron tras vivir la experiencia.

El Na”vi River Journey, una aventura más relajante, consiste en un recorrido en bote a través de un río que se va adentrando en un mundo diferente de plantas y bosques celestiales, bañados por un juego de luces bioluminiscentes por las noches. Es durante este trayecto cuando el visitante tendrá la oportunidad de toparse de cerca con la figura de la Chamán de las Canciones, de tres metros de altura, que envía con su canto mensajes de buena voluntad a los humanos.

Fuente:20minutos.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *