Entre Barinas y Mérida: “Cuevas del diablito”

En el piedemonte andino, entre Barinas y Mérida, más precisamente a unos 20 minutos de Barinitas y unos 50 minutos de Santo Domingo, se encuentra un lindo pueblito llamado Altamira de Cáceres. La carretera no es ancha, tiene muchas curvas, pero el paisaje es muy hermoso.

No pierda la oportunidad de asomarse y mirar hacia abajo para ver el río Santo Domingo. A unos 15 kilómetros de Barinitas se encuentra el desvío que lleva hacia Altamira de Cáceres. Después de bajar unos 5 minutos, se cruza un puente sobre el río Santo Domingo. Luego de unos 5 minutos adicionales, esta vez subiendo, se llega a los 900 metros de altura en la cual se encuentra el pueblo.

El pueblo cuenta con una hermosa arquitectura, una bella plaza y unos parajes espectaculares. Rodeado por unos atractivos naturales que bien valen el viaje cuando uno se encuentra en Mérida o en Barinas. Altamira de Cáceres es la ciudad primigenia del estado Barinas, es decir la primera ciudad fundada en Barinas; Fue fundada el 30 de Junio de 1577, Más allá de Altamira de Cáceres, se encuentra la población de Calderas, un importante centro cafetalero. Antes de llegar, podemos pasar por la Mucuposada del Valle Encantado, desde donde se tiene una linda vista de la Peña del Gobernador, una montaña con paredes muy escarpadas.

En medio de un bosque cafetalero se encuentra el pozo Azul, una laguna de un intenso y misterioso azul, bordeado de verdes colores desprendidos de la flora que acompaña el lugar: guamos, bucares, helechos machos, cedros, laureles y yagrumos que sirven de hábitat a bromelias. Si te gusta la aventura y un clima fresco, esta es una opción que no puedes rechazar, los corredores de calderas son hermosas aguas que ofrece el estado barinas.

Te invitamos a salir de tu casa, viajar, conocer, dejarte maravillar por lo que nos ofrece este país tan maravilloso como lo es venezuela. Viaja solo, con amigos, en familia, disfruta el placer de conocer más. Esta situación obliga a un contraste increíble de la naturaleza, que le permite disfrutar de un cambio drástico en paisajes y ecosistemas: En minutos pasamos de observar la vegetación llanera repleta de gramíneas y palmas, para adentrarnos en un bosque tropical nublado lleno de bromelias, orquídeas y aves del paraíso,.

Fuente: Allevents

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *